SACRIFICIO – CRÍTICA

 

26023249._UY1000_SS1000_

Sacrificio es una novela del autor Osvaldo Reyes. Nos cuenta la historia de Jamilen, una psicóloga forense y el detective Ángelo quienes reciben el caso del secuestro de la bebé de la familia Evans. Siguiendo un rastro de pistas dejadas por los secuestradores se van revelando secretos que involucran a los padres y desvelan un misterio que lleva muchos años guardado. El tiempo los apremia por encontrar a la bebé con vida y el peso de la investigación deja entrever las emociones que ambos implican en el caso al involucrarse.

Es la primera vez que leo una novela negra, no me llamaban la atención sin embargo cuando la compre el mercado en panamá estaba inundado de novelas de este género. Escogí una al azar, me gusto el trama y me la lleve. No pude elegir mejor. La narración que nos presenta el escritor es de fácil lectura, lleno de misterios que nos llevan por un mundo de sectas y cultos que quieres resolver. Los personajes te agradan y la química entre ellos es buena, se relacionan muy bien con los demás y te puedes involucrar con las emociones de Jamilen, quien atraviesa por un divorcio, que aunque se siente feliz de lograrlo va descubriendo sus sentimientos y como debe dejar el rencor atrás para establecer su relación con Ángelo. Me hubiera gustado tener un poco más del personaje masculino, por lo menos destacar más en la investigación pero entiendo que todo se basa más en el misterio que rodea a la familia Evans y que al final no te esperas como termina. También me gusta como se integran los diarios en la historia porque no se siente forzado. Lo único que llama mi atención es que toda la trama se va descubriendo con demasiada facilidad y todo va sucediendo de golpe en los últimos capítulos del libro.

En mi opinión podemos darle un 4/5, la recomiendo bastante si quieres una dosis de crimen e investigación.

Anuncios

EL HOMBRE AFORTUNADO

 

 
cabana-manglar-en-medioLlevaba un hacha en la mano y una mochila en la espalda, seguía las ordenes de sus superiores de ir directo a su destino cumplir su misión y regresar a la cabaña sin hablar con nadie. El bosque estaba húmedo y el fogaje lo asfixiaba sin embargo seguía su camino sin titubear.

Antes de llegar escuchó las risas de unas mujeres cerca de la carretera a su izquierda, El hombre se detuvo a pensar si averiguaba de que se trataba o seguía su propio rumbo, el llanto de un bebé lo hizo decidir desviarse e intentar mirar de que se trataba. Él se detuvo desde una distancia en la que podía observar sin ser visto. Dos mujeres intentaban arreglar el vehículo, una metida bajo el capo de auto, la otra llevaba en brazos un bebé. Desde lejos se veía que no podían arreglar el coche. El hombre colocó el hacha y la mochila a un lado y se acercó a la mujeres presentándose primero y recalcando que se dirigía a su trabajo y las había escuchado, asustadas se colocaron a un lado y lo dejaron arreglarles el auto, el hombre supo que seguían teniendo miedo pero no contaban con otra opción si querían irse pronto de allí.

Ajustó un par de cosas  y consiguió echarlo a andar advirtiéndoles que debían detenerse en la próxima estación de gas y pedir mantenimiento. Ellas se lo agradecieron y se apresuraron a subir a su coche e irse. El hombre miró el auto marchar y se preguntó para qué se molestó en ayudar si las mujeres nunca dejaron de sentir pánico. Retomó su hacha y su mochila y siguió su camino sabiendo que faltó a una de las indicaciones de su jefe. Detenerse a ayudar a las mujeres indicaba que habló con alguien, si se enteraba le iba a ir muy mal. El hombre se apresuró a seguir y por fin llegar al destino indicado.

Con el hacha se abrió paso en medio de la espesa selva que ocultaba la cabaña que debía visitar. Por fin la vio y monto vigilancia hasta esperar a la persona que le indicaron. Después de varios minutos se acercó un carro, el hombre se preparo y de la mochila sacó un rifle de largo alcance lo armó y se posicionó para cumplir con su misión, debía acabar con la vida de otra persona, eso era lo único que sabía hacer y le pagaban bien así que hizo de esa habilidad su modo de vida. Se quedo mirando por la mira del arma y se dio cuenta que venía detrás otro coche y este le resulto muy conocido. Eran las mujeres que había ayudado, se bajaron del auto, la chica con el bebé se le acercó al sujeto apuntado con el arma mientras el hombre lo observaba todo por la mirilla, le dio el bebé y por fin el asesino supo porqué había ayudado a aquellas mujeres.

Mientras el pequeño sonreía en brazos del que parecía ser su padre, el hombre recogía el arma. Ese día aquel hombre resultó ser un maldito hombre afortunado, la vida le regalo otro día que quizás mañana no tendría.

 

La Princesa en su Castillo

1234773293_1024x768_fantasycastle_large

La princesa de ojos de cielo y hermosos cabellos descansaba en su castillo, entre almohadones de pluma y sábanas de seda, luego de un gran día de diversión con sus juguetes y objetos preciados. Sin percatarse que el tiempo transcurría y ella seguía encerrada en la gran torre del castillo.

Su felicidad era parte de su ser, la alegría de vivir la llevaba desde que nació y se la contagiaba a cada persona que se acercaba a ella. Sin embargo aún seguía encerrada en la Torre que la vio nacer, solo pocas personas lograban alcanzarla, y pertenecer a su mundo.

Sin embargo sus seres queridos luchaban contra viento y marea para que  aquella hermosa princesa formara parte del mundo. Un lugar desconocido y frío en ocasiones; del cual ellos estaban seguros la princesa convertiría en algo especial. Porque aquella damita era única e iba acompañada de ángeles y estrellas que la protegían en toda ocasión.

Se despertó otra vez la princesa a seguir jugando en lo alto de la torre, lugar donde era feliz, mientras que sus seres queridos se enfrentaban a dragones y luchaban contra monstruos para que ella compartiera aquella alegría con el planeta entero.

PASOS EN LA NOCHE

Camino a su casa después del trabajo la chica aceleraba sus pasos; el resonar de sus tacones en el suelo perforaba el profundo silencio de la noche. Cinco calles la separaba de casa, así que creía nada podía sucederle. La elegante chaqueta, el perfume caro y bolso de marca no concordaban con los austeros y oscuros recovecos por donde iba.

Justo dos calles antes de llegar a la puerta de su casa, escuchó los pasos de alguien detrás de ella. El seco sonido o algo en el aire la hizo estremecerse de miedo y mirar alrededor sin atreverse a voltear. Siguió su curso preparada para que la asaltaran sin embargo no sucedió. El miedo la acompañó cada paso hasta abrir su puerta donde una brisa la llenó de calidez y esperanza. Los pasos se desvanecieron sin haber visto a nadie. La chica nunca supo si la compañía fue buena.

PEDACITO DE CIELO

Ni en mis mas remotos sueños
pensé sentir lo que siento.
Cada vez que te veo
se detiene el mundo entero

Eres la rosa que iluminó mi vida
el más preciado regalo del cielo,
que con infinito esmero
mis oraciones pidieron.

Mi pedacito de cielo
hermosa princesa,
del mundo anhelo
que sienta un poco como yo siento.

CITAS: OSCAR WILDE, EL RETRATO DE DORIAN GRAY

Eso le había estremecido entonces y ahora, mientras contemplaba la sombra de su propia belleza, sus palabras se habían hecho tremendamente reales. 

Todo lo que realmente está demostrado es que nuestro porvenir podrá ser lo mismo que nuestro pasado, y que el pecado que cometemos una vez con asco lo cometemos después muchas veces con alegría. 

A Dorian Gray le había envenenado un libro. Había instantes en que veía el mal como un simple medio a través del que uno puede hacer realidad su concepción de la belleza. 

Podía Matar el pasado y, cuando estuviese muerto, sería libre. Podía matar su monstruosa alma viviente y, sin su influencia, alcanzaría la paz. 

EL REFLEJO

 

¿Quien es esa mujer? fue la primera pregunta que se me ocurrió al ver la imagen que reflejaba el espejo. Cabello castaño, ojos oscuros y piel blanca son a simples rasgos mi apariencia. Superficialmente una mujer completa, internamente carente de sentimientos.

Como se explicaba que esa mujer que ahora veía reflejada fuera incapaz de devolver el amor que le ofrecían. Un hombre decente e importante, dispuesto a darle lo que quisiera, una familia que solo quería su compañía, a todos los dejaba atrás sin la menor duda solo por una oportunidad profesional.

Aquella imagen del reflejo sería mi ruina mucho antes de que me lo imaginara. El desdobles de lo que parece una mujer perfecta a la vista de todos, alguien que ni yo misma reconocía en este momento, era lo que carcomía mi mente.

Y ¿Qué haría ahora? Pues ya no tenía marcha atrás. la mujer del reflejo ganaba sobre cualquier otra persona que viviera en mi interior. El hermoso y completo ser del reflejo sería el que controlara mi vida por algún tiempo más.